UNA

“Quien pisa fuerte, deja huellas”

Por: María Acuña Herrera
Directora de Comunicación UNA


“Dicen que por muy corto sea el camino, quien pisa fuerte deja huellas”, expresó Gabriela Zepeda Carballo, la hija mayor de la maestra Esther Margarita, que este martes recibió In Memoriam, la Medalla Labrador Científico en Oro, un reconocimiento que entrega el Consejo Universitario a personas que hayan desarrollado una labor de trascendencia para el desarrollo de la Universidad Nacional Agraria y/o a la Educación Superior en Nicaragua.

 


“Es un honor recibir este reconocimiento en nombre de mi mamá. Su recorrido por esta institución por más de 30 fue una bendición, porque no solo creció como profesional, sino como madre y amiga y nos enseñó que los retos no eran obstáculos, sino oportunidades para innovar. Seguir sus huellas es un reto grande y ese, es el legado que nos dejó, ahora que somos madres y profesionales. Carácter y firmeza en sus decisiones, sonrisas y optimismo en sus conversaciones. Gracias por reconocer su esfuerzo y dedicación profesional. Gracias por hacernos parte de esta familia, que es la UNA”, remarcó Gabriela, que acudió junto a Laura, su otra hermana, su padre y demás familiares cercanos de la maestra Esther.


Mientras venía de camino pensaba en una frase que resumiera esto y creo que la frase bíblica que dice: ´Donde hay amor, ahí está Dios´; es la expresión que debe reinar entre nosotros. Somos hijos de una misma madre, de una misma tierra y de alguna manera somos portadores de esos ideales que Esther Margarita transmitió y vivió en toda su dimensión. Y hoy, quiero agradecer al señor rector porque fui testigo de esas visitas de oración que alimentaban su fe. Sabemos que su mal y enfermedad eran un paso de purificación para la vida eterna y hoy estoy seguro que ella disfrutaba de esos momentos”, expresó Monseñor Bismarck Carballo, hermano de doña Esther.


Durante el acto en el que se patentizó su ejemplo y su legado, el rector de la UNA, recordó hechos históricos de la institución en los años 90, en el que el carácter y los principios de la maestra Esther rindieron su fruto. “La UNA vivió momentos de grave crisis institucional, en donde la figura de la profesora Esther, como Secretaria General fue clave en aquel tiempo crítico de gestión institucional acompañando al rector de ese entonces, el ingeniero Guillermo Cruz Escobar”, reseñó Sediles, quien describió a la profesora Esther, “como una maestra ejemplar, funcionaria intachable y coherente; la amiga leal, la consejera infatigable, la mujer de fe, la mujer piadosa y la académica integral”.

 

VER ÁLBUM COMPLETO HACIENDO CLIC AQUÍ



Todos los Derechos Reservados © Universidad Nacional Agraria 2013
Desarrollado por Acceso

Top Desktop version