UNA

Daviel Noé Vallecillo: el al garete que asumió riesgos

 

Anduvo, anduvo, anduvo. La aurora dijo: «Basta»,
e irguióse la alta frente del gran Caupolicán. CAUPOLICÁN, RUBÉN DARÍO.

 

Por: Nelson Osejo

Dirección de Comunicación

 

Los versos del inmortal Rubén Darío ayudan a definir la tenacidad del muchacho de 23 años que anduvo al garete por varios países de Centroamérica para forjarse un futuro mejor. De esos tiempos sin rumbo, propios de un joven que busca mejores horizontes solo queda el nombre que ahora lleva su negocio para recordar que todo inicia con un primer paso: “Al Garete”. “Esto me viene de familia, pues hemos sido una familia humilde que siempre buscamos el progreso. Todos somos emprendedores”, asegura. Y los datos lo demuestran. Su abuelita de 99 años Josefa Ojeda González es propietaria y administradora de la finca Las Brisas.

 


Se trata de Daviel Noé Vallecillo originario de la ciudad cuna de la ganadería y de los sombreros de pita, Camoapa, en el departamento de Boaco. Al igual que él, todos sus hermanos también son emprendedores: Ernestina es repostera; Yaser y Yary, ebanistas y Marcos dedicado a la ganadería. Un tercer factor común, además de hermanos y emprendedores es haber sido guiados por el ejemplo de su madre, doña Julia Vallecillo, comerciante de productos lácteos.

 


“Al garete nace de mi visión de emprendedor, de mi deseo de ser el propietario y administrador de un negocio que genere empleos”, expresa Daviel, quien pertenece al Programa UNA Emprende y ha generado cuatro puestos de trabajo. Daviel ha aprendido a darle valor agregado a la leche que sale de la finca de su abuelita. “Nuestro producto estrella es la crema de leche. Le agregamos especias como la canela y clavo de olor; azúcar y el toque final es la cususa, obtenida del maíz, para darle un sabor original”, detalló Daviel. “Tenemos también un tricolor que es un postre frio a base de leche, piña y naranja; las cajetas de leche con coco y mocka”, agrega.

 


Daviel hace suyo el proverbio de Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. “Nuestros productos se elaboran con amor y con un sabor, textura, olor y color original, dándole un toque muy especial que cautiva a nuestros clientes y que nos diferencia de la competencia”, asegura.

 


Una de las decisiones acertadas en su vida fue estudiar Administración de empresas con mención en agronegocios en la UNA Camoapa. “La verdad es que desde hace mucho tiempo debí estudiar esta carrera por mi perfil de emprendedor y desde mi casa tengo que administrar mi negocio”, se dice como quien habla para sí mismo.

 


Su modelo de negocio es flexible teniendo como centro al cliente. “Solo trabajamos en línea y recepcionamos las solicitudes vía WhatsApp al 84320894 y en nuestra página de Al Garete por Facebook. No cobramos el envío, aunque el producto cueste 10 córdobas se lo llevamos a su casa”, afirma con satisfacción Daviel.

 


Antes de retirarnos de su hogar y su centro, Daviel nos devela el secreto de su éxito. “La fe en Dios primero, luego la perseverancia, la calidad y buena presentación de tus productos, la atención al cliente y buenos precios son mis modestos consejos que quiero compartir para aquellos que deseen concretar una idea de negocio”.

 

 

 

 

 

 



Todos los Derechos Reservados © Universidad Nacional Agraria 2013
Desarrollado por Acceso

Top Desktop version